91 277 30 50

Llámanos Ahora

637 46 98 49

Whatsapp 24H

La salud de la piel va empeorando a lo largo de los años, haciendo que empeore su aspecto.  Esto puede deberse a otros factores aparte del paso del tiempo, como la exposición al sol o el uso de productos de limpieza.

Aunque intentamos cuidar nuestro cuerpo aplicando cremas, a veces no es suficiente, sobre todo cuando hay síntomas de celulitis o varices. Por eso existen los tratamientos de hidratación corporal. Lo primero de todo es analizar el caso del paciente, para saber qué tipo de tratamiento debe seguirse.

En qué consiste el tratamiento

Antes de realizar la hidratación en sí, es muy importante realizar una limpieza a fondo para eliminar toda la suciedad que pueda encontrarse en la superficie, así como un peeling, para exfoliar la piel y deshacernos de las células muertas y que la piel esté suave y tersa.

Tipos de hidratantes

Hay tres tipos de hidratantes:

  • Oclusivas: protegen la epidermis mediante la creación de una película que impide la evaporación del agua.
  • Humectantes: atraen la humedad y la deshidratación de la piel.
  • Emolientes: suavizan y calman la piel.

Tipos de pieles

Respecto a la hidratación, es importante elegir productos que estén indicados para nuestro tipo de piel. Hay que diferenciar entre:

  • Grasa. Para este tipo recomendamos cremas humectantes.
  • Seca. Para esta, cremas con oclusivos.
  • Normal. Una mezcla de humectantes y emolientes es perfecta para este tipo de piel.
  • Sensible. Crema emoliente para calmar la piel.
  • Deshidratada. Humectantes.

Si deseas más información sobre los tratamientos de hidratación corporal, no dudes en contactar con nosotros. En Clínica Mawa analizaremos tu caso y te recomendaremos el método que más se adapte a ti y a tus necesidades.

 

Contacta con nosotros

Relacionados

Nosotros te llamamos

Déjanos tus datos.